sweepstakesAún recuerdo el premio que me tocó en un sorteo en el colegio a la tierna edad de 10 años. El premio era un sencillo estuche de lápices de colores, pero que entregado por la chica más guapa de la clase me hizo sentir más feliz que el ganador de Pasapalabra.

Y es que los concursos y sorteos siguen teniendo algo mágico que los hace completamente irresistibles. El mejor ejemplo es la lotería nacional, que tras tantos años, sigue estando en una estupenda forma, ¡y su fórmula apenas ha variado durante estos años! Los especialistas aseguran que la simple idea de esperar ganar algo caído del cielo, vamos, sin trabajar, hace salivar a cualquier ser humano, por pequeña que sea la recompensa. ¿Te acuerdas cuando te tocó la figurita del roscón de reyes?.

Por eso, los sorteos y concursos siguen siendo una fuente inagotable de ideas para los departamentos de marketing, aunque, como en todos los negocios, hay que saber hacerlos bien para que sean rentables y eficaces.

Desde Sigma, hemos organizado y ejecutado muchos sorteos para empresas de todo tipo de sectores, siempre bajo la perspectiva del rigor y la seriedad con los participantes, para lograr unos objetivos empresariales de calidad.

Lo primero es fijar los objetivos que deseamos alcanzar, preferiblemente cuantificables, por ejemplo:

  • Capturar los datos de 500.000 nuevos leads
  • Recibir 50.000 visitas en mi nueva página web
  • Recibir 5.000 visitas físicas en mi nueva tienda de ropa

Nosotros siempre aconsejamos que, sea cual sea el objetivo, no se debe perder nunca la ocasión de capturar datos de los participantes e invitarlos a regresar a la web, tienda, etc.

Lo segundo es fijar las recompensas. No olvidemos que las recompensas son el incentivo para que los clientes acudan a tu web o tienda física, por lo que han de ser reales, alcanzables y motivantes. No regales baratijas ni restos de serie, pues producirá el efecto contrario al que persigues. Unas recompensas bien pensadas pueden producir grandes resultados.

Lo tercero es fijar un presupuesto realista. Hacer un sorteo de calidad cuesta dinero, pero merece la pena, pues se alcanzan resultados realmente positivos.

Naturalmente, hay muchos más detalles a la hora de organizar un sorteo, pero eso lo dejamos para otro post. Mientras puedes visitar esta página.

Etiquetado en: